22 de febrero de 2012

Relato Cuántico 104

Cosiendo, mi mujer se pinchó el dedo y cayó en un sueño profundo. Sólo la puede despertar el beso de un príncipe, pero yo soy muy celoso...

[Dedicado a mis amigas de "Entre puntadas"]

5 comentarios: