6 de noviembre de 2012

Relato Cuántico 362

La voz de mi conciencia se quedó afónica: fue el día más feliz de mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada