8 de noviembre de 2012

Relato Cuántico 364

Por fin consiguieron fabricar la perfecta máquina de la verdad: escribía poemas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada