29 de octubre de 2012

Relato Cuántico 354

Yo no creía en las banderas hasta que vi, en tu terraza, tu ropa interior secándose al sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada