3 de noviembre de 2012

Relato Cuántico 359

Nuestro hijo siempre hablaba de su amigo invisible. Pensábamos que era obra de su imaginación hasta que un día abrimos su armario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada